domingo, 21 de noviembre de 2010

Entrevista Presidente FAV AGUERE

´A la gente le interesa más Belén Esteban que hablar con el vecino´

LAURA DOCAMPO Hace más de 20 años que participa activamente en la asociación de vecinos de su barrio: La Candelaria. Dice que el interés por "no dejar que sean otros quienes se ocupen de resolver los problemas" comunitarios lo lleva "impreso en los genes", porque su padre también dedicó gran parte de su vida a ese empeño. Está "satisfecho" con los logros conseguidos, aunque se lamenta de que la participación este "en horas muy bajas". La Federación de asociaciones de vecinos (FAV) que lidera representa a 42 grupos culturales, vecinales, de jóvenes y mayores.

¿De qué salud gozan los movimientos vecinales de Aguere?
– A la gente, en general, le cuesta participar. Prefieren dedicarle horas y horas a ciertos programas televisivos que pasar un rato hablando con su vecino. No entiendo cómo a alguien le interesa más Belén Esteban que su vecino. En todos lados importa más lo privado que lo comunitario. Dicho esto, creo que La Laguna es un municipio privilegiado porque tiene uno de los movimientos asociativos más importantes. Hay muchísima gente trabajando.

¿Qué cantidad de laguneros participan en estas asociaciones?
– Muchos. Tenemos grandes líderes muy involucrados con sus barrios. Pero también nos gustaría que cuando se convoca una asamblea fueran 300 vecinos a opinar sobre lo que se hará y sobre todo a ofrecer su ayuda. Si todos le dedicaran un minuto al día a su casa grande, todo sería distinto.

¿Por qué los laguneros son más activos que otros vecinos?

– Porque hay más tradición y porque los movimientos sociales se han mantenido al margen de la política. Hace poco más de dos años en la FAV entendimos que no servía de nada enfrentarse con los políticos. Se avanza más peleando por los acuerdos que confrontando. Le doy un ejemplo: la peatonalización de las calles del centro histórico fue una propuesta que surgió en la asociación de casco.

¿En qué medida atribuye esta efervescencia de los vecinos a la puesta en marcha de políticas de participación desde el Ayuntamiento?
– Tenemos una concejalía y un reglamento de participación ciudadana, pero no creo que la clave esté ahí. Lo importante son las personas. Aparte de los 27 concejales que tenemos, ahora hay foros muy importantes relacionados con el Plan General, la crisis... En democracia hay que aunar fuerzas.

Ahora que menciona del PGO. ¿Avala la idea de que este será un planeamiento participativo, cuando hay localidades en las que menos de 20 personas han opinado?
– Hay mucha gente a la que no le apetece participar de la vida pública. Pero cuando tienen un problema pretenden que todos nos dediquemos a solucionárselo. Creen que uno tiene que dejar todo para arreglar la farola que se les rompió.

¿La queja es lo que más motiva a tomar parte?
 – Sí, la queja o el miedo. Si mañana alguien dijera que se van a derribar 300 casas en nuestro barrio irían todos a la asamblea porque la gente va a defender lo privativo. Es una pena, pero no es algo que suceda solo en La Candelaria y en el resto de España. Ahora bien, dicho esto, creo que es justo destacar que no hay otro proyecto en Canarias que haya tenido la cantidad de alegaciones que ha tenido el PGO de La Laguna en su etapa inicial. Yo también he sido testigo de reuniones en La Cuesta con los representantes del tranvía, por ejemplo, a las que acudían más de cien personas. ¿Y eso es mucho? Pues mire, son muchos para los que suelen acudir a las reuniones y son pocos si tenemos en cuenta que aquí viven 15.000 personas.

¿Hará falta reforzar las convocatorias para esas reuniones?
– Hemos tenido asambleas en las que se ha mandado un coche por las calles, se ha dejado la convocatoria en los buzones de todas las casas y hasta hemos publicado anuncios en la prensa. Lo que no podemos hacer es ir a coger a la gente de la mano. Nos falta dar un paso más allá en este tema.

¿Como sociedad?
– Sí, creo que nos queda bastante por aprender. Es como cuando alguien dice que está desencantado y no va a votar. El voto es un derecho y también una obligación. Si no me gusta un candidato puedo elegir a otro y si no hay ninguno que me convenza, al menos, puedo expresar mi desacuerdo con el voto en blanco.

¿Cómo les afectarán los recortes en las subvenciones previstos para 2011?
– Mal. La falta de recursos nos complica la vida, pero en este contexto es inevitable. Justamente para enfrentar los problemas económicos que atravesamos es prioritario estar unidos.

Últimamente se habla mucho del auge del casco de La Laguna. En su opinión, ¿este esplendor se refleja también en el resto de barrios y pueblos del municipio?
– Entiendo que se da en menor medida. El referente es el casco. Yo vivo en La Candelaria y también veo progresos. Ahora, cuando salgo fuera del municipio soy vecino de La Laguna. Y hoy por hoy la marca vecino de La Laguna es muy importante.

  ¿Por qué?
– Porque hemos progresado mucho. Un ejemplo es el Plan Urban de La Cuesta Taco. Esto ha marcado un antes y un después. Tampoco le niego que aún necesitamos otro espaldarazo para potenciar ciertas zonas.

El alcalde Miguel Zerolo, volvió a insistir hace pocos días en la idea de fusionar Santa Cruz y La Laguna. ¿Cómo acogen esta propuesta en la FAV ?
– Nunca nos lo hemos planteado. Yo soy lagunero y los de Santa Cruz entiendo que quieren ser santacruceros. Eso no significa que este ni a favor ni en contra.

Eso es un poco gallego.
– Nosotros defendemos la unión de voluntades, no de ciudades. Llevamos 14 años hermanados con Telde y no por eso pensamos en fusionarnos. Lo que me gustaría ver sería la mancomunidad de servicios, aunque cuando se hizo dio los resultados que dio. Por eso no creo en esto. Además, honradamente creo que por ahora tenemos cuestiones mucho más importantes que resolver como para estar pensando en la fusión.

Otro de los temas candentes de la actualidad es el de la reconversión de los cuarteles .
– Yo entiende que ya no tiene sentido que el cuartel de Ingenieros ocupe el enorme espacio que ocupa en La Cuesta, que tengan acotado el terreno de Tabares, cuando ya no lo usan; que El Cristo esté bloqueado cuando ahí se podría hacer una facultad. Ahora bien, si la concentración en Los Rodeos afecta al sector primario, tampoco tiene sentido vestir un santo para desvestir otro.

¿Cómo evalúan la labor de oposición que se está haciendo?
 – El Partido Popular está haciendo un importante trabajo de fiscalización. Y creo que la cúpula del Partido Socialista se está equivocando al intentar separarse de los movimientos vecinales. No aceptan que otros, que decimos cosas que no les gustan, intentemos participar. Además, salvo excepciones, se mantienen al margen de todos los foros de La Laguna. Estoy seguro de que este es el momento de las uniones, porque no hay ningún partido que pueda arreglar solo los problemas de los vecinos.

La Opinión





Publicar un comentario