viernes, 18 de junio de 2010

Un Día del Vecino cargado de significado

Si hay un municipio en el que el movimiento vecinal es participativo, activo y combativo, ese es San Cristóbal de La Laguna. Tal vez tenga que ver con el concepto mismo de ser una ciudad abierta y de paz, de consenso, en la que, desde su formación, el carácter de sus habitantes quedaba impreso en cada acción comunitaria que se llevara a cabo. Quizá se relacione con nuestro clima y nuestras húmedas noches de invierno, que invitan a la reunión y el debate. O puede ser que haya que buscar el origen de esta actividad en la singularidad de nuestro municipio, tan múltiple en sus realidades.

Sea como fuere, lo cierto es que, por fortuna, podemos disfrutar de una acción vecinal continua, de una participación ciudadana sin precedentes que no sólo ha contribuido a mejorar este entorno, sino que ha sido decisiva en la construcción del mismo.

Lo que somos lo debemos, sin duda, a los habitantes de San Cristóbal de La Laguna. A los que aquí nacieron y a los que eligieron esta ciudad y municipio para formarse, crecer y desarrollar su vida. Y hoy, Día del Vecino, quiero que este artículo sirva de homenaje para mis conciudadanos por sus esfuerzos denodados para levantar La Laguna de la que hoy todos estamos orgullosos.

Las asociaciones vecinales, capitaneadas por la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAV) Aguere, celebran en el parque de Las Chumberas una jornada lúdica en la que, además, se incluye el Hermanamiento con la ciudad de Telde, que ha quedado plasmado en el acuerdo plenario del pasado jueves y que hoy se festeja con toda la carga simbólica que ello conlleva.

Y creo, sin temor a equivocarme, que este Día del Vecino es especial, no sólo por esa celebración común con la ciudad hermana, sino porque se celebra en un momento crucial, en la que las asociaciones de vecinos están trabajando duramente para conseguir que la crisis castigue lo menos posible a los laguneros.

La FAV Aguere y las asociaciones vecinales están presentes en el Foro Anticrisis; lo están, igualmente, en la Mesa de Comercio y en el Consejo Sectorial del Plan General de Ordenación. De ahí han salido iniciativas tan beneficiosas para La Laguna como La Noche en Blanco, los convenios de empleo, la nueva consulta ciudadana del PGO o las diferentes actividades dinamizadoras que nos han permitido avanzar aún en este contexto desfavorable.

Son los vecinos, a través de los Consejos de Centro, quienes deciden qué utilidad quieren darles a sus centros ciudadanos y qué actividades son las más adecuadas para la población de cada barrio o pueblo.

Ustedes son el alma de esta ciudad y los principales destinatarios de todas y cada una de las acciones que se llevan a cabo desde el ayuntamiento.

Y no hay mayor satisfacción para un alcalde que la de estar en contacto con sus vecinos, ponerle cara a cada uno de ellos, saber de sus inquietudes e intentar resolver sus problemas y, cuando no se puede, simplemente, tender una mano y escuchar.

Del mismo modo, no hay mayor honor para un político que ser alcalde de su pueblo. Porque estando al frente de un ayuntamiento, sabiendo cada día, y de primera mano, qué preocupa a los vecinos, uno consigue no despegar los pies de la tierra y se convierte en mejor persona.

Por eso hoy, celebrando con las asociaciones este Día del Vecino, compartiendo sus desvelos por este municipio y alcanzando acuerdos que nos fortalezcan y nos hagan crecer como pueblo, quiero felicitarlos a todos y agradecer a cada uno de los laguneros y laguneras la oportunidad diaria de mejorar que me ofrecen.

Estoy seguro de que juntos vamos a conseguir lo que nos propongamos.
Que pasen un feliz día.
FERNANDO CLAVIJO BATLLE
Alcalde de San Cristóbal de La Laguna

Fuente El DIA
Publicar un comentario