jueves, 4 de julio de 2013

CONVIVENCIA CIUDADANA


La Federación Aguere,  en el ánimo de contribuir a la mejora de la sociedad, junto con la Universidad de La Laguna en el marco de los proyectos comunitarios. Está realizando talleres de diagnóstico de la Convivencia en los barrios del municipio.

 
Es una satisfacción recibir cartas de las vivencias de esos Talleres como la que nos ha enviado recientemente Carmen Luisa González, presidenta de la Asociación de vecinos Benchomo.

 
Cuando me comentaron, por parte de la FAV Aguere, llevar a cabo un Taller de Convivencia Vecinal en la Asociación de Vecinos Benchomo (Centro. Ciudadano Las Mantecas) no me lo pensé dos veces. Como Presidenta actual del Colectivo, siempre he pensado que este tipo de actividades enriquece a todos los que participamos en él y nos ayuda a entender y a conocer un poco más los recovecos de nuestro Barrio, por lo que no dude en darle un rotundo sí en la primera toma de contacto. Las tres Universitarias asistentes también y los otros miembros de la Junta Directiva de la AAVV también estuvieron de acuerdo en realizarlo.

Fue en los días posteriores, ya a poco de comenzar, cuando empiezas a tener tus dudas en cuanto a lo de “si va a ser bien acogido o no y vaya chasco si no aparece nadie”…

Este tipo de talleres, que no solo se han realizado en este Colectivo, se están llevando a cabo para una vez terminados sirvan de base para el proyecto de la Ordenanza Municipal de Convivencia de nuestro Municipio, por lo que pienso que la ignorancia del por que y para que se hacen influyen en la asistencia a los mismos.

Llegando al día de comienzo empiezan tus dudas, no con lo que tú crees o con lo que puedas ofrecer desde tu Colectivo, sino con lo que muchas de las personas que viven en el Barrio aparentemente comentan…”Que para que va a servir”…”que total, eso no va a arreglar nada”…”yo, ni me molesto, ni caso me van a hacer”…”paso de ir”…”¿hay paella?”…”yo no lo organizo y no tengo tiempo de ir”…”a mí nadie me ha avisado”…y así un largo número de comentarios que te van poniendo en un estado de nervios y de ansiedad del que parece que no puedas salir. Pero llega el primer día de los Talleres.

Te sorprende como la gente que aparece, aunque poca, es tan participativa y con tanta información que valdría la pena realizar este tipo de actividades semestralmente. Hablan, comunican los problemas e incidencias de la parte de la comunidad donde residen, reivindican, comentan lo que han realizado individualmente, expresan sus inquietudes, valoran positivamente o no lo realizado por sus representantes vecinales, te dicen cual sería su posible solución a lo que ocurre…En definitiva, te das cuenta que funcionan este tipo de actividades.

Las universitarias encargadas de este Taller estaban implicadas desde el primer día, aunque supongo que desde hace mucho tiempo y aún hoy lo estén. Excelentes comunicadoras y gestoras de un dialogo entre Vecinos, aportando conocimiento e ideas para la convivencia; que al final es de lo que se trataba. Esmeralda, Dácil y Vanesa…Gracias¡¡

Con sus  aportaciones, y sobre todo las de los vecinos que asistieron, se dieron cuenta todos de algo que decimos siempre en las asociaciones que trabajamos en cualquier ámbito y medida para los demás: Que desde el Grupo, desde el Colectivo (da igual si se llama asociación vecinal o no) se actúa mejor y más eficazmente que desde la individualidad.

No se comunica un problema mejor haciéndolo solo que teniendo a tu vera a otros que tienen o sufren la misma incidencia. Y por descontado, no se busca la solución igual ejerciendo solo una voz que hablando desde la colectividad. Algo que se llama Participación se vio reflejada en estos dos días en los que se llevaron a cabo estos Talleres.

Se descubrieron (no encuentro sinónimo que usar) los principales “problemas” en la zona; el menudeo y trapicheo de drogas como primero, los perros llamados peligrosos y sus dueños como segundo y los ruidos y problemas de tráfico como tercero…Hay muchos más, pero había que poner título y los que menciono son los que más emergían de los papelitos de colores colocados en el mural y de los que más hablaban los contertulios…

Al final, el último día, cuando llega el descanso con el cortado y te entregan el diploma de asistencia a las Jornadas, al menos yo me siento satisfecha (y menos nerviosa). Y también lo veo en las caras de las jóvenes organizadoras. Los vecinos han venido dos veces al Taller y preocupados por ver los resultados. Están encantados con los diplomas y contentos porque han visto que no se ha perdido el tiempo, que no se han aburrido, que no era un rollo el asistir, que sus representantes vecinales les escuchan, que esto de venir y decir sus cosas al igual arregla algo…

Espero que otra vez, La FAV Aguere, me diga algo para realizar otros Talleres en la Asociación. Comentarles que ha sido algo tremendamente positivo y enriquecedor para todos, para la AAVV, para los organizadores, para los participantes. Y para otros a los que les comenten la posibilidad de realizarlos, decirles que no se lo piensen, que lo hagan. Vale la pena ¡¡

Solo una cosa, espero no pensar antes de decir que si a una actividad que me parece excelente para  mis vecinos y para el colectivo que represento. ¡¡ Aunque pase nervios, el cortado con los vecinos siempre sabe bien ¡¡

Carmen Luisa González (Presidenta AAVV Benchomo)

 
Publicar un comentario